Llévese el «sentimiento de Oberkirch» a casa